miércoles, 27 de mayo de 2020

EN UN MES EL MUNICIPIO REPARTIÓ MÁS DE 800 TONELADAS DE ALIMENTOS EN LAS ESCUELAS

El Municipio de Almirante Brown, en un trabajo articulado con el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad y la Dirección General de Escuelas bonaerense, repartió sólo en un mes más de 800 toneladas de alimentos a 247 instituciones educativas de las doce localidades de nuestro distrito. 



Los módulos alimentarios del Servicio Alimentario Escolar (SAE) se entregan a cada escuela a través de una importante logística conformada por el Municipio junto a directivas y directivos de estas instituciones educativas, el cuerpo docente de diferentes niveles, equipos de diversas áreas municipales y voluntarios.



"En el marco de la actual pandemia de Covid-19, la Comuna browniana, en articulación con Nación y Provincia así como con diversos actores de la sociedad civil, viene trabajando para acompañar a los sectores de mayor vulnerabilidad para atenuar el impacto económico y social del Coronavirus", se indicó desde el Municipio. En concreto, se trabaja para garantizar el derecho a la alimentación de los alumnos y alumnas de distrito que antes del aislamiento social, preventivo y obligatorio desayunaban y almorzaban en la escuela.


De las 806 toneladas de comida distribuidas mensualmente, se destacan más de 700 mil huevos, 60 mil kilos de leche en polvo, cerca de 100 mil unidades de frutas y hortalizas, 110 mil litros de aceite y las casi 145 toneladas de fideos que permiten garantizar un importante contenido proteico y nutricional al interior de cada módulo entregado.

El Municipio browniano también informó que el total de módulos repartidos asciende a 72.816, siendo el tercer distrito de la provincia en volumen de entrega antecedido sólo por La Matanza y por Moreno.

Este desafío en tiempos de la pandemia de Coronavirus implicó la movilización de alrededor de 3 mil directivos, docentes, auxiliares de la educación y voluntarios brownianos que organizaron y participaron del embolsado, las filas, el control y el reparto de los módulos garantizando así las medidas de higiene y el distanciamiento social que el actual contexto y los protocolos exigen.